Los 10 pueblos más bonitos de Gales

26 Ene Category Europa

¡Ay Gales! Con ese halo de ruralismo y ese sambenito a cuestas de ser una especie de marca blanca de Inglaterra o de Escocia. Puede que le falte su William Wallace o un poco de nacionalismo anti ‘God save the Queen’ para ganarse una reputación que subraye su esencia salvaje. Porque a Gales solo se llega con el propósito de ir en busca de abadías abandonadas y castillos de piedra. Nada de ciudades, de Abbey Roads ni de bolsitas del Harrods. Todo comienza y acaba en sus pueblos y aquí están los 10 mejores para demostrarlo.


ingleses Hay-on-Wye, el reino del libro

A su cuadrícula de casas de piedra y sus escaparates de colores a Hay on Wye le dio en 1977 por liarla parda y revolucionar las ‘Breaking News’ gracias a la idea del librero Richard Booth. Éste proclamó el pueblo como un reino independiente y, de paso, aprovechó para designarse monarca del lugar. Todo con un objetivo, reivindicar el pueblo y sus coquetas tiendas de libros nuevos y de segunda mano. Mr. Booth logró su propósito y hoy miles de personas se acercan a este pueblo no solo para asombrarse de las ruinas de su mastodóntico castillo, sino también para comprarse el mejor souvenir que existe: un libro.


gales  Tintern, la mezcla perfecta entre la ruina y el prado

Aunque su fama, su riqueza y su reputación esté íntimamente ligada a su fantasmagórica abadía,Tintern ha logrado ser mucho más que eso. Bueno, ya lo era, pero ahora se nota más gracias al impulso del turismo y al interés por lo bien que se mezcla aquí la ruina y el prado. Por eso, descubrir Tintern es darse de bruces con lugares tan trasnochados y románticos como la iglesia de Santa María, el molino de agua sobre el río Wye o el pub The moon and Sixpence, famosos desde que el escritor W. Somerste Maughan le dedicara una novela entera.



turismo  Monmouth, un tópico galés con habitantes

Definitivamente, Monmouth es un tópico con habitantes. Ciudad fronteriza por excelencia, bebe del pasado convulso para reconvertir lo épico en estético. Conclusión: estamos ante una localidad 100% medieval donde no falta ningún ‘must’ galés. Tiene un castillo semiderruido, con sus torres fotogénicas y un museíto dentro con el que pretende ganarle tiempo a los visitantes. Y también un puente medieval con su torre en medio que preludia lo que va a ser una visita por el pueblo. Pero Monmouth no se quedó congelada en el tiempo, algún edificio del Siglo XX merecen una parada, como el teatro Savoy, el más viejo de toda Gales.


Reino unido Pembroke, entre el puerto y el castillo

Estamos ante uno de los pueblos costeros más hermosos de todo el Reino Unido. Pembroke tuvo su importancia, aunque nunca fue demasiado grande en tamaño. No obstante, aquí hay un castillo que lo atestigua y una serie de calles que lo comunican con su importante puerto. O sea, por un lado el gris cascado de las murallas y por el otro el color de las fachadas portuarias. Un hermoso contraste que marca la visita cuando la costa está impracticable. Si no, es difícil no caer en la tentación de hacerse a la mar y disfrutar de los monumentos naturales y civiles de una costa enrevesada en la que Pembroke aparece como una camarera amable.
pueblos  Conwy: el pueblo de las altas murallas

En el muelle de Conwy el ajetreo turístico revolotea más de lo normal delante de una fachada roja. Se trata de la casa más pequeña de Gran Bretaña, cuyo propietario fue un marinero más o menos altote (medía más de 1,8 metros) que tuvo que abandonarla por motivos de salud. Pues bien, esto es lo único pequeño que tiene Conwy. Las gigantescas murallas que la han protegido durante años de los ataques marítimos así como el espectacular castillo, considerado Patrimonio de la Humanidad forman una de las estampas más reconocibles de Gales. Hoy ya no impone respeto, pero es tan atractivo…


galeses Betws-y-Coed, la tierra de Snowdonia

Este pueblecito de nombre impronunciable es una de las puertas de entrada a uno de los primeros parques naturales del Gran Bretaña: Snowdonia. Al margen del nombre tan Juego de tronos del espacio natural, Snowdonia le regala a esta localidad un escenario de ensueño para levantar un pueblo. Betws-y-Coed responde a este desafío con una disposición de casas nostálgicas de piedra y de puentecitos de ensueño que van sorteando los diferentes riachuelos. Y para rematar el orgasmo de ternura ahí está el Conwy Valley Railway Museum, un lugar para homenajear y recordar con miniaturas y reliquias a una de las líneas de tren más antiguas y míticas de Gales.



wales  Chepstow, de piedra y carreras de caballos

Chepstow se encuentra en el vértice sudeste de Gales, en plena frontera con Inglaterra. Eso explica que sí, que sea galés y se proteja con ese impresionante castillo homónimo (la fortaleza de piedra más antigua de todo Reino Unido) y que entre las casas señoriales aparezcan puertas medievales como la de la Ciudad o murallas como las del puerto. Pero las influencias inglesas se han llegado a colar por las rendijas de la antigua frontera a lomos de los equinos. Y es que Chepstow no es solo piedra ruda, también por las carreras de caballos, celebrándose aquí el equivalente del Gran National pero a lo galés. Un poquito de sofisticación y pijerío que a este pueblo le sienta de maravilla.


Los 10 pueblos más bonitos de Gales  Portmeirion: el sueño italiano en pleno mar de Irlanda

A ver cómo explicar esto: Portmeirion es un pueblo mediterráneo en pleno mar de Irlanda proyectado por un tal Sir Clough Williams-Ellis. Enamorado de Italia, este arquitecto diseñó un pueblo extraño que poco a poco se ha ido ganando popularidad y fama en la región. Es una de las cimas de la Postmodernidad, un alegato a favor del Historicismo, lo colorines y ese nuevo concepto de turismo artificial del que ahora presume Dubai. Desde luego, el resultado aquí es menos pretencioso, mucho más pintoresco y armonioso.


ingleses
 Aberdify, el pueblo costero del mar de casitas, playas y dunas

Pongamos que, por ejemplo, hay una semana de sol y temperaturas veraniegas en Gales. ¿A dónde vamos? Pues a Aberdyfi (o Aberdovey). En este pueblo costero se encuentran las mejores dunas, playas y puertos deportivos de esta Costa Oeste a lo británico (menos frívolo y más postureo finolis). Y si el tiempo no acompaña, siempre quedará perderse por ese mar de casitas de colores donde aparece, de repente, alguna construcción viejuna como la iglesia de San Pedro.
gales 
Llanfairpwllgwyngyllgogerychwyrndrobwllllantysiliogogogoch, más conocido como Llanfair PG

No, ningún gato se ha colado en la edición de este texto. Llanfairpwllgwyngyllgogerychwyrndrobwllllantysiliogogogoch (más conocido a partir de ahora como Llanfair PG) es el pueblo con el nombre más largo de Europa y probablemente también lo sea del mundo, ya que no cuenta con guiones ni es un nombre compuesto. En galés viene a significar: iglesia de Santa María en el hueco del avellano blanco cerca de un torbellino rápido y la iglesia de San Tisilo cerca de la gruta roja. Lo curioso es que sus habitantes decidieron llamarle así en 1860 para ser la estación de tren con el nombre más largo de Gran Bretaña. Y aquella gracia lo ha convertido en un pueblo turístico cuya mayor gracia es la de fotografiarse ante cualquier valla que ponga su nombre. Eficaz y curioso.