7 glaciares que ver en Chile antes que desaparezcan

02 Ago Category Latinoamérica

Chile es, literalmente, un país de glaciares. Posee el 80% de este tipo de masas de hielo en el mundo. Cifra no menor, ya que los glaciares suponen las mayores reservas de agua dulce del planeta. Hoy en día el 90% de los glaciares chilenos se encuentran en retirada. Este proceso, aunque geológicamente normal, ha sido acelerado gravemente por el cambio climático. Por eso se vuelve sumamente importante reconocer a los Glaciares no solo por su majestuosidad, si no por lo esenciales que son para el balance natural de nuestro planeta. Aquí te dejamos 7 glaciares chilenos que debes ver antes que desaparezcan.

1. Glaciar Colgante El Morado

 Ubicado en el Cajón del Maipo, este glaciar es uno de los sectores más visitados de la Región Metropolitana. A 3100 msnm, la gran mole de agua congelada, que cae desde el cerro Morado, desemboca fragmentada en grandes bloques de hielo sobre una laguna. Sus paredes pueden alcanzar los 30 metros en la parte más gruesa. Dentro del sector se encuentran otros glaciares que son de fácil observación, como el glaciar San Francisco, que descansa en las faldas de la montaña del mismo nombre.
 
 Cuándo y cómo observarlo: Partiendo desde Santiago se deben conducir 93 Kms hacia el sureste hasta la localidad de Baños Morales, en el Cajón del Maipo. Desde la bifurcación, debes seguir 6 Kms por el camino principal (sin entrar a Baños Morales), hasta el sector El Cabrerío. Ahí empieza el camino a mano izquierda, hasta el estacionamiento. Una vez ahí se camina un sendero de 2 horas y media hasta llegar al glaciar. Se recomienda visitarlo entre la primavera y el verano, ya que en invierno las condiciones son duras y es necesario caminar con raquetas de nieve.
 
 2. Glaciar Colgante de Queulat

 Lejos una de las vistas más impresionantes que encuentras en el país. El ventisquero Colgante de Queulat es una verdadera lengua de hielo que se precipita desde gran altura a las aguas de la Laguna Témpanos. Se encuentra dentro del Parque Nacional Queulat y, por lo mismo, existe una gran gama de senderos para todos quienes deseen disfrutar del bosque patagónico. El sendero Ventisquero requiere de 2,5 a 3 horas de tiempo para recorrer (ida y vuelta). Además, el sector destaca por su protección a especies como el chucao, el pudú, el puma y el sapito de cuatro ojos, entre otros.
 
 Cuándo y cómo observarlo: Al parque se llega directamente por la Carretera Austral, al sur de Chaitén y 165 km al norte de Coyhaique, en la Región de Aysén. Se puede visitar todo el año.
 
 3. Glaciar San Quintín

 El San Quintín (790km2) es el glaciar más grande del Campo de Hielo Patagónico Norte, y entre 1870 y 2011 perdió el 14,6% de su superficie, retroceso que continúa hasta el día de hoy. Se encuentra en la Laguna San Rafael, de origen proglaciar, lo que quiere decir que se formó por las aguas derretidas de los glaciares que están alrededor. Al frente del San Quintín se encuentra el glaciar San Rafael, un vecino de grandes magnitudes.
 
 Cuándo y cómo observarlo: Para acceder al glaciar se debe contratar un tour por la Laguna San Rafael. Salen de Puerto Chacabuco, que conecta con la ciudad de Coyhaique a través del puente Presidente Ibáñez, el puente colgante más grande del país y Monumento Histórico. Es importante mencionar que los tours se realizan en la época estival, cuando el clima permite la navegación en la laguna.
 
 4. Glaciar Jorge Montt

 Con una superficie de 464 Km2, el glaciar Jorge Montt sufre un violento retroceso, encogiéndose aproximadamente 25 metros cada día. Es un glaciar marítimo, pues desemboca directamente en el mar y se alcanza en menos de tres horas navegando desde Caleta Tortel. El glaciar Jorge Montt también supone una aventura inigualable para los que deseen sentir y enfrentarse al poder de la naturaleza, pues los visitantes navegan en kayak por un par de días hasta llegar a él, y una vez ahí suben por los cerros aledaños hasta llegar a espectaculares miradores.
 
 Cuándo y cómo observarlo: Se encuentra cerca de Caleta Tortel, casi al final de la Carretera Austral, desde donde se toman las expediciones al glaciar. Pasado aproximadamente 80 kms de Cochrane al sur, existe una bifurcación que indica el camino (de 22kms) a Caleta Tortel. Se visita durante la época estival.
 
 5. Glaciar O’Higgins

 Se le conoce también como Ventisquero Grande y es uno de los cuatro mayores glaciares de toda la Patagonia, a los pies de Campos de Hielo Sur. Con una superficie de 820 km², sus paredes son algunas de las más altas que se pueden encontrar, llegando incluso a los 80 metros (similar a un edificio de 10 pisos). Se encuentra en el lago O’Higgins, el más profundo de América con 826 metros.
 
 Cuándo y cómo observarlo: Durante septiembre y abril, en embarcaciones que zarpan desde Bahía Bahamondes, al final de la Carretera Austral.
 
 6. Glaciares Balmaceda y Serrano
 
 En el Monte Balmaceda yace el espectacular Glaciar de nombre homónimo. Su retroceso ya es evidente, pues la gran masa de hielo no alcanza a llegar de manera íntegra a su desembocadura, en su lugar se observa la erosión ocasionada por el hielo en el área donde antiguamente descansaba. Muy cerca se encuentra el Glaciar Serrano, entremedio de un bosque nativo de coigües, ñirres y ciruelillos. Existen tours que incluyen ambos glaciares en una misma salida, ¡con whisky bañado en hielo milenario incluido!
 
 Cuándo y cómo llegar: Se pueden visitar todo el año y se encuentran en el Parque Nacional Bernardo O’Higgins, el más grande de Chile y la mayor reserva mundial de agua dulce a nivel mundial. Para llegar a él se realizan excursiones diarias que salen desde Puerto Natales. Puedes reservar online con Denomades aquí.
 
 7. Glaciar Grey

 El Glaciar Grey es parte de Campos de Hielo Sur y se estira por los Andes entre Argentina y Chile. También es uno de los más conocidos, ya que se encuentra en el Parque Nacional Torres del Paine, uno de los puntos de mayor atracción turística del país. Con una longitud de 6 kilómetros de ancho y tamaño de 270km2, es uno de los más pequeños de la región. Sin embargo, sus increíbles colores lo hacen uno de los más atractivos del país.
 
 Cuándo y Cómo observarlo: Entre septiembre y abril, en el Parque Nacional Torres del Paine. En Denomades contamos con salidas diarias a la navegación Glaciar Grey, desde donde podrás vivir la experiencia de ver esta masa de hielo desde cerca, con las Torres del Paine como telón de fondo!
 
 Nota extra: A pesar de que medidas se han tomado para la preservación de los glaciares chilenos, algunas entidades como Greenpeace han destacado que no son suficientes, ya que la normativa sólo protege a algunos de los miles de glaciares que existen en el país y privilegia los trabajos mineros que suponen su destrucción.